Flores de Bach: la medicina del alma

Desde un principio las Flores de Bach se han utilizado para tratar estados emocionales: miedo a los cambios, inseguridad, insatisfacción, falta de vocación, etc…

Dado que la enfermedad física está estrechamente ligada a las emociones, son muchas las personas que acuden a esta terapia por problemas físicos. Tras un tiempo descubren que no solo ha mejorado su cuerpo sino su actitud ante la vida.
Las Flores de Bach tratan a las personas, no las enfermedades. Estamos ante la medicina del alma.

¿En qué pueden ayudarte las Flores de Bach?

Cambios en tu vida: Adaptarse a mundo cambiante no siempre es fácil. Un nuevo trabajo, el nacimiento de un hijo, la muerte de un ser querido, nuevos estudios etc…

Muchas de estas situaciones aunque pueden ser positivas nos producen desequilibrios y un esfuerzo extra de adaptación.

Anclarse en el pasado: No podemos disfrutar del presente si nuestra atención ha quedado anclada en el pasado, bien porque éste haya sido mejor o bien porque la gravedad de un hecho anterior nos tenga obsesionados.

Miedo: El miedo es la emoción más paralizante de todas. Impide nuestra propia evolución y adaptación, sometiéndo a la persona a un estilo de vida conformista ante la incapacidad de afrontar algo nuevo y generándole, a su vez, baja autoestima. Es el pez que se muerde la cola.

Insatisfacción: Una profesión que no nos llena, un estilo de vida no deseado, una relación afectiva “por costumbre” o incluso una crisis existencial son mensajes que nos indican la conveniencia de cambiar el rumbo.

Una enfermedad importante: ¡Sería tan difícil contabilizar las personas que tras superar una enfermedad grave se sienten mucho más felices, cambian totalmente su vida y comprenden que aquella enfermedad fue un regalo!. Pero durante el proceso de curación se generan miedos, incertidumbre, necesidad de adaptación rápida y un sinfín de emociones más que al tratarse hacen más apacible el proceso.

Nerviosismo: Junto al estrés, este es uno de los males más comunes de nuestra era y nuestra civilización. El nerviosismo impide disfrutar de la vida a cada momento.

Conclusión: La salud mental, física, emocional y espiritual van estrechamente ligadas. Traumas, patrones mentales, estilos de vida que no nos satisfacen y muchísimas situaciones más pueden ser tratadas con Flores de Bach y de hecho lo han sido desde que el Dr. Bach descubrió estos remedios en 1939.

Las flores de Bach se encuentran dentro del grupo de las llamadas medicinas alternativas, y están reconocidas por la Organización Mundial de la Salud desde 1976.